viernes, 22 de enero de 2021

Un corto animado en CGI 3D: BIG BOOM

Me gusta publicar videos cortos realizados en CGI (Computer Generated Imagery, imágenes generadas por computadora o por ordenador), porque son siempre un buen ejemplo de estética digital en el ciberespacio. Trato de elegir, además, aquellos cuya trama o temática sea atractiva, jocosa o reflexiva. Este es el caso de BIG BOOM, un corto de animación 3D realizado por el estadounidense Brian Watson, que está en la línea de algunas películas distópicas similares. Aquí, además, se muestra un estilo que, si bien está ambientado en un futuro no muy lejano, recrea una estética de la modernidad de mediados del siglo pasado, que juega como contrapeso a la tecnología robótica que se presenta. Un robot que trabaja en una estación de servicio, se encuentra inesperadamente un una situación rara: no hay seres humanos a quienes atender. Con un final inesperado e inquietante, esta obra fue creada, producida y dirigida por Watson con un equipo de seis asistentes para Lucky Drifter Productions, y en su trabajo utilizó mayormente el software UE4, con algunos retoques en Premiere. El video está en inglés con subtítulos en inglés y dura poco más de 14 minutos. Más datos en YouTube.


 

jueves, 21 de enero de 2021

Otra imagen de red vegetal por David De los Reyes

Ya en una publicación anterior (ver https://ciberestetica.blogspot.com/2020/11/las-redes-sociales-vegetales-de-david.html), presenté parte del trabajo del profesor David De los Reyes, una obra que él denomina "Redes Sociales Vegetales". Aquí ahora pongo una imagen bien trabajada, muy atractiva, que él mismo destaca como relevante y que es parte de esa serie.  

miércoles, 20 de enero de 2021

Las palabras, según Žižek

El filósofo esloveno, Slavoj Žižek, nacido en 1949, reconocido por sus trabajos en temas que incluyen la filosofía continente, el psicoanálisis, la teoría política, los estudios culturales, la crítica de arte, la crítica cinematográfica y la teología, y polémico por sus posiciones neomarxistas, neohegelianas y posmodernistas, ha cuestionado, entre otras cosas, el uso que damos a nuestros lenguajes y a nuestras palabras: 

"Las palabras no son nunca solo palabras: importan porque definen los contornos de lo que podemos hacer".

Con esto señala que el modo en el que son explicadas las cosas nos predisponen a realizar ciertas acciones y a ignorar la posibilidad de hacer otras. Por lo tanto, aunque hay múltiples representaciones de lo real, sus interpretaciones son simbólicas y no verdaderas. Nos sentimos libres porque nos falta el lenguaje necesario para articular nuestra falta de libertad. Hay un problema de percepción y ese problema es parte del problema...  

martes, 19 de enero de 2021

Una frase de Andrew Brown sobre internet

"La internet es tan grande, tan poderosa y sin sentido, que para algunas personas es un sustituto completo para toda la vida".

ANDREW BROWN, periodista y escritor británico nacido en 1955.

lunes, 18 de enero de 2021

Los paisajes con objetos flotantes de Filip Hodas

El artista digital Filip Hodas, oriundo de la República Checa, comenzó en 2015 a compartir imágenes en 3D creadas por él en sus distintos perfiles Web. Estos renders marcaron una evolución y crecimiento en su trabajo y el dominio de las tres dimensiones, con temas ligados al surrealismo y el hiperrealismo, produciendo una estética que él mismo ha definido como "scifi-surreal-conceptart-abstract-ism". Plasma visiones oníricas pero con visos de realidad. Son paisajes que desafían las leyes físicas, y sus composiciones están llenas de detalles geométricos y fantásticos. Trabaja con diversos programas de ilustración, incluyendo Photoshop, Octane y Cinema 4D con fotos digitales. Esta es su cuenta en Instagram: https://www.instagram.com/hoodass/.








domingo, 17 de enero de 2021

La sociedad del espectáculo, de Guy Debord

En 1967 el filósofo francés, Guy Debord (1931-1994), publicó un libro relativamente breve pero muy denso, titulado La sociedad del espectáculo, en el que aborda un tema que aún sigue siendo vigente: no somos sino parecemos. En este texto conceptualiza la noción sociopolítica de "espectáculo", argumentando que la historia de la vida social se puede entender como "la declinación de ser en tener, y de tener en simplemente parecer". Hoy vivimos de la imagen, no de la realidad.

El libro consta de nueve capítulos :
I. La separación perfecta
II. La mercancía como espectáculo
III. Unidad y división en la apariencia
IV. El proletariado como sujeto y como representación
V. Tiempo e historia
VI. El tiempo espectacular
VII. La ordenación del territorio
VIII. La negación y el consumo de la cultura
IX. La ideología materializada

Como se desprende de estos títulos, los tópicos están claros. Debord argumenta que los medios, la realidad económica, la tecnología, han transformado la condición humana. Esta condición, en la que la vida social auténtica se ha sustituido por su imagen representada, es la resultante del momento histórico en el cual la mercancía completa su colonización sobre vida social. Es decir, todo es mercancía, hasta nuestra imagen. El espectáculo es la imagen invertida de la sociedad en la cual las relaciones entre mercancías han suplantado relaciones entre la gente, en quienes la identificación pasiva con el espectáculo suplanta la actividad genuina. "El espectáculo no es una colección de imágenes", dice Debord,"en cambio, es una relación social entre la gente que es mediada por imágenes". El espectáculo no es un conjunto de imágenes, sino una relación social entre personas mediatizada por imágenes. Señala: 
"El espectáculo, comprendido en su totalidad, es a la vez el resultado y el proyecto del modo de producción existente. No es un suplemento al mundo real, su decoración añadida. Es el corazón del irrealismo de la sociedad real. Bajo todas sus formas particulares, información o propaganda, publicidad o consumo directo de diversiones, el espectáculo constituye el modelo presente de la vida socialmente dominante. Es la afirmación omnipresente de la elección ya hecha en la producción y su consumo corolario. Forma y contenido del espectáculo son de modo idéntico la justificación total de las condiciones y de los fines del sistema existente. El espectáculo es también la presencia permanente de esta justificación, como ocupación de la parte principal del tiempo vivido fuera de la producción moderna".

Estas concepciones se basan en cierta forma en las ideologías marxistas y de alguna manera se pueden relacionar con las propuestas de la Escuela de Frankfurt. El libro, además de que está dividido en esos nueve capítulos, está presentado como una secuencia de 221 tesis, a la manara del Tractatus Logico-Philosophicus de Ludwig Wittgenstein. Algunas tesis son de una sola línea: "En el mundo realmente invertido lo verdadero es un momento de lo falso". Otras son más extensas y desarrollan claramente sus postulados. El libro termina con esta afirmación, la número 221:

Emanciparse de las bases materiales de la verdad invertida, he aquí en qué consiste la autoemancipación de nuestra época. Esta "misión histórica de instaurar la verdad en el mundo" no pueden cumplirla ni el individuo aislado ni la muchedumbre automatizada y sometida a las manipulaciones, sino ahora y siempre la clase que es capaz de ser la disolución de todas las clases devolviendo todo el poder a la forma desalienante de la democracia realizada, el Consejo, en el cual la teoría práctica se controla a sí misma y ve su acción. Únicamente allí donde los individuos están "directamente ligados a la historia universal"; únicamente allí donde el diálogo se ha armado para hacer vencer sus propias condiciones".

Aquí está el libro completo: http://serbal.pntic.mec.es/~cmunoz11/Societe.pdf

sábado, 16 de enero de 2021

Los 20 de Wikipedia

El día de ayer se cumplieron 20 años de que fuese lanzado al ciberespacio el portal Web Wikipedia, que en realidad es una enciclopedia libre, gratuita, políglota y editada de manera colaborativa. En esos elementos es que reside su originalidad. Fue creada el 15 de enero de 2001 por Jimmy Wales y Larry Sanger, en los EE.UU., y es la mayor y más popular obra de consulta en Internet. De hecho, estos datos los consulté en la misma Wikipedia. Allí mismo dice:

"Existen tres características esenciales del proyecto Wikipedia que definen en conjunto su función en la web. El lema «La enciclopedia libre que todos pueden editar» explica los tres principios: a) Es una enciclopedia, entendida como soporte que permite la recopilación, el almacenamiento y la transmisión de la información de forma estructurada. b) Es un wiki, por lo que, con pequeñas excepciones, puede ser editada por cualquiera. c) Es de contenido abierto".

Tomo de la misma Wikipedia la definición de  "Wiki": "El término wiki (palabra que proviene del hawaiano wiki, «rápido»), alude al nombre que recibe una comunidad virtual, cuyas páginas son editadas directamente desde el navegador, donde los mismos usuarios crean, modifican, corrigen o eliminan contenidos que, habitualmente, comparten". Este es el espíritu de la Wikipedia: son los mismos usuarios quienes la actualizan y alimentan. Pero esto no implica libertad absoluta, ni caos ni desorden. Contrariamente a lo que podría pensarse, esta enciclopedia está bastante reglamentada, supervisada y hasta censurada en algunas formas. Miles de editores revisan y controlan las miles y miles de entradas que tiene. Es un acto bastante complicado, si se toma en cuenta que hay cerca de 300 idiomas incorporados, 300 mil usuarios activos (que aportan datos y contenido, permanentemente), y más de 80 millones de usuarios registrados. 

Por supuesto que esta enciclopedia a recibido críticas: que no es veraz, que está incompleta, que es trivial, que sus entradas están sesgadas, que el contenido está parcializado, que es vandalizada con frecuencia. Tal vez esto último sea lo más peligroso, porque la verdad es que al ser libre, es difícil impedir que cualquiera pueda malintencionadamente, falsear o escribir atrocidades en sus contenidos. En todo caso, los editores suelen estar pendientes a estas vandalizaciones, y los mismos usuarios hacen las denuncias en tal sentido. Además se incluye en las entradas una pestaña de "discusión", en las que se pueden leer las críticas u observaciones que hacen los mismos usuarios a cada contenido.

Sobre el contenido, justamente, Wikipedia es bastante amplia y en cierto modo caótica.  Tan relevante es un hecho histórico notable (una guerra, un descubrimiento, una invención) como un hecho trivial (la fecha del estreno de una canción, el nacimiento de una mascota o una moda pasajera). Sin embargo, eso es justamente lo que la hace atractiva. Es una especie de biblioteca universal, en la que se puede hallar información casi de cualquier cosa. Se le critica por eso, y se le pondera por eso mismo.

Yo uso mucho Wikipedia para determinar fechas, lugares, acontecimientos y otros datos. Las entradas en este blog muchas veces comienzan con una búsqueda previa en Wikipedia, que me ayuda a ubicar hechos e información. Reviso siempre la veracidad de las fuentes, pero la verdad es que normalmente Wikipedia es fiel y valedera. Lo único que lamento es que dos veces mis estudiantes y yo abrimos una entrada titulada "ciberestética" y las dos veces la eliminaron al mes, por considerarla que al ser una "fuente primaria", es decir, un concepto original, no podía ser verificado por otras fuentes, y también por carecer de interés enciclopédico. Vaya, es más importante saber la escuela a la que asistió Madonna que lo que implica la estética de lo digital en el ciberespacio. Pero bueno, ya en algún momento me reconocerán el concepto. Mientras tanto, con las debidas precauciones, seguiré usando esta ya famosa enciclopedia libre, que arribó a los 20 años de creada.  

Esta es la página del 20º aniversario, en Wikipedia: https://wikimediafoundation.org/es/wikipedia20/





viernes, 15 de enero de 2021

Sobre lo grotesco visual

Para cerrar esta serie de entradas sobre la estética de lo grotesco, pongo aquí una serie de imágenes que muestran obras de arte de distintas épocas (incluso actuales), que sirven de referencia para entender este concepto estético. El teórico y crítico ruso, Mijaíl Bajtin (1895-1975), afirmó que lo grotesco implica una exageración premeditada, una re­construcción desfigurada de la naturaleza, una unión en principio imposible de objetos, tanto en la naturaleza como en nuestra experiencia cotidiana. Su condición de estilo extravagante, que incluye motivos entendidos como ridículos, chabacanos, vulgares o absurdos, extendió el uso del término grotesco como sinónimo de tales adjetivos, incluso de lo irregular, grosero y de mal gusto. No obstante, es una estética muy poderosa, que se ha usado como crítica y como burla del absurdo de nuestro mundo. 











jueves, 14 de enero de 2021

Lo grotesco (y 3)

La idea de lo grotesco está ligada a las concepciones estéticas y culturales cuyo origen está en la Europa del siglo XV en adelante. En las dos publicaciones anteriores comenté sobre la etimología y surgimiento del término, y sobre las implicaciones que tiene en la interpretación de las manifestaciones artísticas. Hoy en día se sigue usando, se sigue entendido como una manifestación estética y crítica, y es de uso común. Pero también es importante hacer notar que sigue viniendo de una tradición europea, que termina aplicando valores y patrones occidentales a toda representación cultural universal. Lo que debería quedar claro es que lo que puede se grotesco para un grupo, puede no serlo para otros.  

Un recorrido por las culturas de otros continentes y otras épocas, nos muestra que esa idea de lo grotesco no es considerada ni como valor (o anti valor) ni como hecho discutible. Una revisión amplia deja la impresión de que "lo grotesco", tal como lo concebimos, es una categoría que no ayuda a entender la producción simbólica de los pueblos, porque esta se apega a criterios muy diversos y alejados de los de la Europa de los últimos cinco siglos. Definimos como grotesco aquello que produce risa o burla por buscar lo ridículo, extravagante, feo o absurdo y también, aplicado a una obra o género literario, que se caracteriza por la presencia de elementos extravagantes, bufonescos y caricaturescos. ¿Es aplicable esto al arte, a las expresiones culturales del África, de la América originaria, del Asia tradicional? No pareciera.

En muchos casos los significados complejos para estas culturas se logran integrando múltiples imágenes o elementos en uno solo, lo cual, para la tradición europea puede ser, justamente, grotesco. Los seres mitológicos y legendarios de todo el mundo podrían entrar en esa categorización, pero sin duda para cada pueblo su valor simbólico dista de ser caricaturesco, burdo, vulgar o feo. 

Ahora bien, las nuevas formas del arte contemporáneo, incluyendo el moderno, el posmoderno y el digital, asumen representaciones que bajo el concepto clásico son también grotescas, pero seguramente con una intención simbólica y comunicacional diferente. Esto hace que los valores con los que analizamos el arte actual deban ser vistos bajo una óptica diferente, que incluya una crítica distinta y una valoración múltiple.


¿Es grotesca esta imagen de la diosa hindú Mahavidya Chinnamasta?

miércoles, 13 de enero de 2021

Lo grotesco (2)

Hemos definido como grotesco todo aquello que se nos presenta de forma vulgar, ridícula o extravagante, de mal gusto o groseramente. Pareciera que es un término claro, de uso común y fácil de aplicar. Lo curioso es que es una palabra cargada de significados subjetivos, parciales, porque como todo aquello relacionado con la sensorialidad, los patrones son siempre borrosos. Lo grotesco suele estar ligado a lo feo, pero ya hemos visto que lo que es feo para alguien puede ser bello para otro. En nuestra cultura occidental contemporánea parece que todos sabemos cuándo algo es grotesco, pero no está tan claro lo que eso, que es "grotesco", nos quiere transmitir. Particularmente en el caso de las artes. 

Ahora bien, esta idea de lo grotesco no es clásica ni universal. Es un concepto surgido en el Renacimiento europeo tardío, y en su momento tampoco fue absolutamente cuestionado. Solo cuando ciertos patrones estéticos se fueron consolidando, tras el Barroco, es que se hizo patente lo que se consideraba grotesco. Se patentizó en la pintura, en la escultura e incluso en el teatro. Durante el Romanticismo se produjo un fenómeno de contraposición, y se crearon obras que combinaban "lo bello" con "lo feo". En ciertas obras de teatro se dio una combinación que mezclaba lo sublime con lo ridículo, lo deforme con lo hermoso. Esto viene del concepto cultural de que el ser humano, para vivir en sociedad, se cubre de una máscara tras la cual oculta su verdadera naturaleza, pero que al final aflora con dramatismo. En el teatro, lo grotesco está dado por la presencia simultánea de lo cómico y lo trágico, que hace que el espectador se sienta afectado y reconozca ese fenómeno de verdad oculta y descubierta. Algunas óperas musicales del siglo XVIII y del XIX son particularmente notables en este sentido (se puede destacar, por ejemplo, la ópera Pagliacci, "Payasos", con música y libreto en italiano del compositor Ruggero Leoncavallo, estrenada en 1892). Es decir, lo grotesco también puede ser considerado una forma importante de expresión artística.

Lo que encontramos entonces es la presencia de algo fantástico, dramático, extraño, irreal, e incluso paródico. En ciertas imágenes vemos un efecto monstruoso producido por aquello que nos es antinatural. Los ambientes pueden ligarse al horror, a la tragedia y a la fantasía, sin perder de vista que suele haber un componente satírico asociado a la crítica o al contraste. Y este es un valor importante de aquello grotesco intencional. El lado siniestro, híbrido y horrendo, cómico y trágico a la vez, se muestra como una verdad con se estética propia, a pesar del rechazo que pueda producir. Sin embargo, es interesante comprobar que el concepto de "lo grotesco" es casi exclusivamente occidental y relativo, y que en la mayoría de las culturas tradicionales del globo, no había existido, como veremos en la siguiente publicación.   


Hieronymus Bosch: Tríptico de El Jardín de las Delicias. Detalle: El Infierno

martes, 12 de enero de 2021

Lo grotesco (1)

En el entendido de que la estética puede abarcar tanto elementos considerados como "bellos" y "feos", según diferentes cánones, y que hay variados estándares para identificar estilos, modelos o tendencias, y que la estética no puede desligarse de la sensibilidad y la sensorialidad, se puede analizar, bajo la óptica esteticista, cualquier expresión que sea considerada cultural o artística, según parámetros diferentes. Una de esas expresiones es lo grotesco. 

En el Diccionario de la Lengua Española, se define como grotesco a lo que produce risa o burla por buscar lo ridículo, extravagante o absurdo y también, aplicado a una obra o género literario, que se caracteriza por la presencia de elementos extravagantes, bufonescos y caricaturescos. Esa idea se puede aplicar a todas las artes en general y sigue siendo válida, aún en el ciberespacio contemporáneo. Por eso vale la pena analizarla.

En interesante conocer su origen etimológico. La palabra grotesco deriva del italiano grottesco, que puede traducirse como “relativo o perteneciente a una gruta”. Y es que ese vocablo, a su vez, viene del latín crupta o crypta, que es sinónimo de “gruta” o “galería subterránea”. Se llamó grottesco por primera vez a los adornos caprichosos que imitaban a los de los Baños de la Gruta de Tito, en Roma, hallados a finales del siglo XV, los cuales combinaban, de un modo insólito y fantástico, formas vegetales, animales y humanas. En ese momento quedó signado el sentido de lo grotesco, que surge de esa mezcla barroca de elementos, en la que es casi imposible establecer los límites entre un orden y otro: lo vegetal y lo animal, lo animal y lo humano, lo humano y lo fantástico. 

Curiosamente, en esa misma época (entre el Renacimiento y el Barroco italiano), esta tendencia fue criticada y condenada por una parte de la intelectualidad y el mundo artístico, por considerarla ridícula y de mal gusto. Giorgio Vasari (1511-1574), por ejemplo, arquitecto, pintor y escritor italiano, fue de los primeros en cuestionar el valor estético de lo grotesco, señalando su condición de monstruoso y disparatado. No obstante, pintores de la talla de Rafael o El Bosco incorporaron elementos grotescos en sus pinturas. 

Lo grotesco se ha mantenido presente en el arte y la literatura desde entonces, muchas veces ligado a la crítica, a la sátira o al humor. Se asocia también a la parodia, aunque en otros casos sea usado intencionalmente como manifestación artística. El Kitsch y el Camp son buenos ejemplos. En la siguiente publicación veremos cómo lo grotesco puede ser visto desde otra óptica y en el campo de la estética digital. 

Baños de la Gruta de Tito, en Roma, en un grabado de 1775

lunes, 11 de enero de 2021

Otra viñeta humorística... sobre la cultura

Aquí pongo una imagen de contenido gracioso, hallada en la Web, que no obstante su ironía, refleja cierta verdad. ¿Qué es la cultura? ¿Cómo la vemos?

domingo, 10 de enero de 2021

Tantra y estética

Tanto en el hinduismo como en el budismo, el concepto de Tantra tiene un lugar especial, porque es parte de una doctrina que impulsa la búsqueda del sí mismo, a través de la verdad. De hecho el Tantra (que significa "trama"), es en definitiva una filosofía que busca la forma de llegar a la verdad, más que descubrir la verdad misma. La idea central es la bondad humana, siendo que el cuerpo del hombre no es una prisión para el alma sino un potenciador del espíritu. Por esto, esta modalidad de pensamiento está ligada al conocimiento del cuerpo, para impulsar la bondad. Esto está ligado a formas de cuidado, placer y vitalidad. Por este motivo, todo lo que tiene relación con el cuerpo debe ser estudiado, como la energía sexual. Claro, hoy en día se ha tergiversado un poco esta concepción, lo que se conoce como "sexo tántrico", ha sido explotado indiscriminadamente, banalizando y trivializando un sentido que originalmente está más bien visto como trascendente y espiritual. 

Son muchos los aspectos que, a partir del Tantra, han sido desarrollados: el yoga, el sistema de chakras, los mithuna eróticos o los mantras. En la India, se interesan especialmente en la sensibilidad, y utilizan el arte para cultivarla. Se reconoce que la emoción y las sensaciones son las fuerzas que más motivan al ser humano, y que, debidamente encauzadas, pueden generar una energía que contribuye a alcanzar estadios superiores de conciencia y alma. Este nivel extático es tanto sensual como místico, y se enlaza con lo estético. 

En ese sentido, una clara relación con el Tantra tienen los mandalas, dibujos geométricos en los que la mezcla de formas y colores representando a la deidad y el cosmos son empleados como herramientas para la meditación, gracias a que se les asigna un poder trascendental. Hay ciertas diferencias entre la aproximación budista y la hinduista, pero en ambos casos está presente un fuerte significado simbólico de los actos y las cosas, y tiene una fuerte construcción semántica sensorial, con fuentes de energía masculina y femenina cargadas de significación trascendental. Lo importante es ver estas ideas desde la óptica propia de su milenaria tradición y no desde la visión posmoderna y hedonista que desvaloriza el verdadero sentido del Tantra.

sábado, 9 de enero de 2021

Fantasías con hitos y cielo

Aquí pongo algunas ilustraciones digitales realizadas por el artista brasileño, Samuel De Sagas, que actualmente reside en Alemania, y cuyas experiencias abarcan en campo de performance, las ilustraciones, y la pintura convencional, mural y digital. Vemos aquí imágenes de fantasía, realizadas vía computador, con hitos verticales como tema, y aves y cielos como fondo. Su sitio Web: www.samueldesagas.com.




viernes, 8 de enero de 2021

El objetivismo de Ayn Rand

En la publicación de ayer cité a la filósofa y escritora estadounidense de origen ruso, Ayn Rand (1905-1982), quien es reconocida por sus libros, entre ellos las novelas El manantial (1943) y La rebelión de Atlas (1957), y por ser impulsora un sistema filosófico conocido como "objetivismo". Este objetivismo es interesante porque presenta originales propuestas en metafísica, epistemología, ética, política y estética. Sin embargo, nunca tuvo mucha repercusión y muchos filósofos le restan valor conceptual. Justo por eso, Rand cuestionó a muchos de sus críticos, quienes calificaron al objetivismo de "ferozmente antiacadémico", debido a sus planteamientos poco ortodoxos. 

En principio, ella sostiene que existe una realidad independiente de la mente del ser humano, y que éste está en contacto con dicha realidad a través de la percepción de los sentidos y que adquiere conocimiento procesando los datos de dicha percepción por medio de la razón. Definió el objetivismo como una filosofía para vivir en La Tierra: "Mi filosofía es, en esencia, el concepto del hombre como un ser heroico, con su propia felicidad como propósito moral de su vida, con el logro productivo como su actividad más noble y con la razón como su único absoluto". En efecto es una filosofía que abarca distintas ramas del conocimiento. Tal vez se puede resumir el objetivismo en estos postulados: 

1. Metafísica: realidad objetiva.

2. Epistemología: razón.

3. Ética: interés propio.

4. Política: capitalismo.

Por otro lado, las teorías estéticas objetivistas se vierten en una escuela artística llamada realismo romántico, que tiende a plasmar seres humanos en situaciones de alegría y triunfo. ​Rand sostiene que el arte es al espíritu del hombre lo que la tecnología es a su vida material, y, por consiguiente, el arte debe mostrar al hombre como podría y debería ser. 

Una cosa curiosa es que para el objetivismo, el orgullo sensato es una virtud. Si cada persona se esfuerza en llevar una vida racional y productiva, se gana el derecho de sentirse orgullosa de los valores morales y materiales que se obtengan. Por el contrario, la excesiva humildad es un vicio. Una baja autoestima es demostración de no aceptar la realidad (uno es como es), y dado que el objetivismo implica la valoración de lo real, el ser sumiso, humilde o hasta pesimista, es negativo. 

Otro hecho que Rand critica es el apego hacia esos valores falsamente humanitarios. Dice, por ejemplo, que uno no debe sacrificarse nunca, bajo ninguna circunstancia. Los actos encomiables a los que se denomina "sacrificios" no son tales, porque sus consecuencias son peores. Ella también está en contra de lo que llama derechos positivos, derecho al trabajo, a la vivienda, a la atención sanitaria, son lógicamente contradictorios en su sola enunciación; es un derecho que afecta los derechos de los demás, al exigir compensaciones que terminan siendo discriminatorias. De esta forma los que son válidos son los derechos negativos, esto es, por ejemplo, el derecho a sufrir interferencias en la propia vida, mientras uno no interfiera en los derechos de los demás.

El objetivismo deriva su nombre del concepto del conocimiento de los valores como objetivos (metas, no objetos), en vez aceptarlos como de intrínsecos o subjetivos. De acuerdo con Ayn Rand, ni los conceptos ni los valores son intrínsecos a la realidad externa, pero tampoco son meramente subjetivos. Como se puede ver, son planteamientos ciertamente extensos y variados, que apenas he bosquejado aquí, pero que vale la penar revisar, a pesar de las críticas que se les puedan hacer.