lunes, 14 de diciembre de 2015

Paratexto icónico

Sobre la base del concepto de paratexto propuesto por Gérard Genette, que lo define como todos aquellos textos subordinados a un texto principal, que lo acompañan en su estructuración general, también podemos extrapolar el paratexto icónico, que serían todas las gráficas, imágenes e íconos que ayudan a presentar al texto y su contenido, asegurando su percepción y consumo. En los entornos digitales, la idea de paratexto icónico cobra importancia, pues va más allá del texto.

De hecho, la idea de interfaz va más allá del paratexto, puesto que los hipertextos superan estas relaciones. No obstante, la idea sigue siendo de alguna manera válida si asumimos la iconicidad como parte de la hipertextualidad. Esto porque las formas que adoptan los contenidos textuales en las pantallas (en la versión de interfaces interactivas) o en los dispositivos digitales que utiliza el usuario que navega por internet están sometidas a esta construcción, por lo que contribuyen a la generación de sentido y contenido.

Es por ello que la imagen digital tiene una relación semántica con el paratexto, se suman, complementan y forman parte de la cultura cibernética de los usuarios, haciendo de la percepción comuniacional una experiencia más completa. La acciones de los públicos, sus secuencias de operaciones ejecutadas en las pantallas interactivas y los recorridos dentro de esos entornos virtuales contribuyen a la creación del mensaje, del sentido. De esta forma el mismo usuario contribuye, vía paratextos en todas sus manifestaciones, a la generación del mismo contenido que lee y percibe. Es la construcción interactiva del texto, tan característica del ciberespacio. 


     

No hay comentarios:

Publicar un comentario