sábado, 24 de marzo de 2018

La trilogía de Baudrillard

En la publicación anterior hice referencia a un texto del sociólogo y filósofo francés Jean Baudrillard (1929-2007), en su libro La sociedad de consumo, de 1970 que es el segundo de una trilogía de Baudrillard que forma, junto a El sistema de los objetos, de 1968, y Crítica de la economía política del signo, de 1972, una trilogía dedicada a investigar el capital y el consumo desde la óptica del estructuralismo. 

Baudrillard da un paso más allá de las teorías de Marx en el análisis del valor de cambio, viendo el valor del objeto en cuanto signo, que se impone, según él, por sobre su valor de uso. Así, el valor del objeto no tiene nada que ver con el sujeto y sus usos sino que sirve para mostrar la posición de su propietario en la escala social. El objeto entra a formar parte de un complejo código cuyo fin es mantener tal cual las diferencias sociales. Cuando el sujeto consume, no está satisfaciendo una necesidad, sino usando signos o, mejor, siendo usado por ellos: atrapado en un lenguaje o en un código cuyo funcionamiento desconoce.

La sociedad de consumo, por ejemplo, es básicamente, un mito, un modo del “pensamiento mágico”. Creemos en adquirir libremente objetos que necesitamos y, en el fondo, no hacemos sino perpetuar un código totalitario productor de diferencias sociales.

En esos tres libros desarrolla la idea de que la esencia del progreso económico es, de alguna forma, autodestructiva. Se deduce que la utopía marxista se basa en una antropología ingenua: todos los individuos son iguales, tienen las mismas necesidades básicas y se realizan mediante el trabajo. Es el "hombre nuevo". Pero la tecnología no será la que solvente la lucha de clases. Estos mitos del comunismo serán desmontados luego por Baudrillard en su siguiente libro de 1973, El espejo de la producción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario