domingo, 9 de octubre de 2016

Protosemiótica (2)

Habiendo señalado que la semiótica (como la semiología) es la disciplina que estudia los signos y sus relaciones, es importante saber que si bien el ser humano ha construido signos desde que que es capaz de comunicarse, es bastante reciente su desarrollo y epistemología. Ello no quiere decir que desde antiguo se estudiaran los sentidos y sus conformaciones, pero no sino hasta el siglo XX que se admite como una ciencia humana en todo su cuerpo ontológico. No obstante, podemos hablar de algunos antecedentes, que son los que corresponden a una protosemiótica. 

Si bien todas las culturas han desarrollado formas simbólicas y diferentes signos según sus formas de comunicación, donde más se ha aplicado el estudio semiótico es en el mundo occidental. Los antecedentes a una teoría semiótica los podemos ver ya en la civilización griega. Sin duda hay que nombrar a los tres grandes sabios de la Grecia antigua como pensadores que abordaron el tema del significado: en Sócrates, el signo es un "efecto" de lo daimónico (lo espiritual o perteneciente al otro mundo), y eventualmente podría verse por detrás de él, sin necesidad de transformar el signo mismo en un hecho o realidad -según él, los seres humanos poseían un Dáimon, el cual definía como “voz profética dentro de cada quien, proveniente de un poder superior, que era una señal de la divinidad”. Sócrates localizaba su Dáimon en su interior, por lo que eso le permitía comunicarse con él individualmente-. Aquí aparece entonces su idea de signo.

Platón, por su parte, trata sobre el origen del lenguaje y de los nombres, a los que considera hechos naturales. Ello responde a su visión de las ideas prototípicas de las cosas, como formas innatas. Según él, la imposición de los signos, nombres y lenguajes, responde a la contemplación de las ideas-formas de los hechos y objetos mismos. Aristóteles, en cambio, defiende una postura contraria: el signo lingüístico es totalmente arbitrario o cultural, no natural. Mantiene con el objeto una relación artificial, de imposición, originada en la convención humana. Esta propuesta es la que más se acerca a las ideas de semiología que se manejan hoy en día.
      

No hay comentarios:

Publicar un comentario