miércoles, 25 de marzo de 2015

Simbólico y diabólico

Seguir el origen y la etimología de los términos y palabras, además de ser muy interesante, puede ayudar a comprender lo que realmente nos dicen los vocablos específicos, transformados por su uso o interpretaciones. En este caso voy a destacar dos que parecieran tremendamente dispares y separados, pero que en su origen no lo están, y se relacionan con la imagen, el significado y la semiología: SIMBÓLICO y DIABÓLICO. 

Ambas palabras derivan de particulas griegas, siendo el elemento común "bolos", "bólico", que tiene que ver con lanzar, y los prefijos SIN y DIA, que el en el primer caso es "acercar" y en el otro "separar". Consecuentemente, lo simbólico nos "lanza para acercarnos" y lo diabólico nos "lanza para alejarnos". De ahí viene "diablo", que es quien nos separa, nos divide y nos aleja. En tanto el "símbolo" nos une, nos identifica, nos acerca. 

Se entiende cuando se revisan palabras con prefijos similares: sincronía (juntos en el tiempo), sinfonía (juntos en el sonido) sinergia (juntos en la fuerza); diacrítico (significados separados), dialecto (lenguas separadas), diálogo (pensamientos separados). En la comunicación la idea del símbolo es muy importante, porque es un elemento sígnico cargado de contenidos conceptuales que identifican y finalmente unen en el ámbito comunitario. Los símbolos patrios son un buen ejemplo.  

El tema del símbolo desde el punto de vista semiológico, semiótico, semántico, es amplio, extenso y fascinante, con diversas implicaciones no sólo en el campo de la comunicación si no también en otros aspectos de la creación humana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario