martes, 6 de diciembre de 2016

Propiedades del signo icónico por Eco

Umberto Eco (1932-2016) ha propuesto varias aproximaciones a la teoría semiológica, a la comprensión del signo, y al estudio de la comunicación desde el campo semántico. Varias veces lo he citado en este blog, y es siempre fuente de datos y definiciones en los diferentes aspectos que la semiótica conlleva. Si bien es cierto que mucho de su trabajo está enfocado en la lingüística, también es cierto que ha propuesto diversas discusiones sobre la manera de entender otras formas sígnicas, en especial los signos gráficos o visuales. Esos que él llama "signos icónicos".

Para Eco, el signo icónico debe ser visto como un objeto semántico, y como tal tiene tres propiedades ligadas al sentido:

* La propiedad óptica, que es la que tiene el signo en su apariencia visible, y reproduce la forma del estímulo evocado. 

* La propiedad ontológica, que es aquella que se presume, con la que el signo recibe una cualidad conceptual externa. 

  
*La propiedad convencional, que se relaciona con los modelos, que tiene cierta semejanza con el objeto real pero su representación es una convención.



Por supuesto que estos ejemplos aquí son muy relativos, puesto que el signo icónico abarca desde los índices y señales más simples, hasta las imágenes y fotografías más complejas. Más aún, Umberto Eco se preocupa por la elaboración de los signos. En su estudio sobre esto, él vuelve a centrarse en la tensión entre los elementos que pueden ser fácilmente asimilados o previstos por el código (como los símbolos en la terminología semiótica) y los que no pueden asimilarse con facilidad (como el concepto de ícono en la semiología). Eco designa los elementos de la primera categoría como ratio facilis (razón de fácil comprensión) y los de la segunda, como ratio difficilis. Cuanto más nos aproximamos a la ratio difficilis, aquella razón que no es de fácil comprensión, más está el signo del objeto "motivado" por la naturaleza del propio objeto. Los íconos son la categoría de signo que lo expresa con más claridad. Los signos verbales suelen ser de más fácil comprensión, por lo que la imagen pasa a ser un elemento complejo, con múltiples significaciones, que le dan una riqueza semántica grande y de enormes posibilidades.



No hay comentarios:

Publicar un comentario