jueves, 10 de marzo de 2016

Digitalidad, digitalismo

El fin de la modernidad se va sintiendo en tanto se van gastando sus postulados y se va desgastando la idea del progreso positivo, en tanto la realidad del mundo se torna cada vez más crítica: desde la guerra en Vietnam hasta el muro de Berlín, pasando por las hambrunas en varias zonas de África, India y Bangladesh, la guerra fría, la revolución china, la contaminación y el conflicto árabe-israelí, entre otros acontecimientos globales. Nuevos conceptos cuestionan los valores modernos, bien sea banalizándolos, bien sea desmontándolos. Estas posiciones derivan en distintos movimientos, el neo-modernismo, el re-modernismo y el más notable, el post-modernismo o simplemente posmodernismo, que es probablemente el que dejó más huella.

El posmodernismo va de la mano con algunas teorías críticas a la banalidad, exacerbándola, exagera ciertas actitudes y valida múltiples conceptualizaciones, aceptando que "más en más" (en vez de "menos es mas") y "todo de vale" (desde el mal gusto al ningún gusto). Muchos filósofos de lo que se llamó el deconstructivismo desarrollaron sus ideas en este ambiente de búsqueda y cuestionamiento. Todo esto comenzó a mediados de 1960 y tuvo su auge entre 1980 y 1990. Justo en ese período se da también la divulgación y popularización de la computación y con ella el mundo digital. La computadora personal va a abrir al público la digitalidad.

Es curioso porque las ideas de deconstrucción (de Heidegger a Derrida) van a verse ligadas, desde el punto de vista de los hechos culturales, al boom de la digitalidad. Esta expansión de la tecnología digital acercará a una gran parte de la población al digitalismo, que es el manejo de la realidad a través de la informática. Gran parte del contenido de este blog está justamente dedicado a este tema, por lo que todas las ideas de ciberestética y estética digital tienen que ver con las condiciones aquí señaladas. 

El digitalismo es, entonces, esta nueva tendencia al uso de las herramientas informáticas, y la producción de creaciones cibernéticas, que además se relacionan con todos los nuevos soportes comunicacionales que conforman el conjunto de interfaces que hoy en día abundan en todas nuestras sociedades. Sociedades unidas, además, por la globalización mediática y de todo tipo que nos ha alcanzado inevitablemente, como se verá en la próxima publicación.       


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario