jueves, 17 de marzo de 2016

Mediamorfosis y ciberconvergencia

El concepto de convergencia tecnológica se refiere a la tendencia contemporánea se sumar deferentes sistemas tecnológicos en confluencia hacia la realización de tareas similares. Hay varias formas de ver esta realidad según distintas disciplinas del conocimiento, pero en el caso de la comunicación, convergencia hace referencia a tecnologías previamente separadas como la voz (telefonía), datos (y aplicaciones de productividad) y vídeo que ahora comparten recursos e interactúan entre sí sinérgicamente, creando nuevas posibilidades. Esta es la convergencia de medios.

Donde mejor se presenta esta convergencia mediática es en lo que conocemos como multimedia (que ya he definido en este blog), en la que sucede una interconexión de tecnologías de computación y de información, contenido mediático múltiple y redes de comunicaciones, que ha generado como resultado una nueva manera de manejar las interfaces y sus mensajes. La evolución y popularización de internet, tanto en el campo de actividades de aprendizaje y entretenimiento, como en el del acceso a productos y servicios que han emergido desde el espacio digital, ha sido posible justamente a esa convergencia que sucede en el ciberespacio, que entendemos como ciberconvergencia

Una de las consecuencias de esta ciberconvergencia es lo que Riger Fidler llama mediamorfosis (que también he tratado en este blog), que es la transformación de los medios tradicionales en interfaces mediáticas digitales. Claro, hoy esa mediamorfosis se ha dado de manera multimediática, porque los soportes digitales permiten en simultáneo la presencia de diversas formas comunicacionales en un mismo tiempo y espacio. 

Esto puede ser visto desde varios ángulos, ya que todas las facetas de la vida social o institucional como negocios, gobierno, arte, periodismo, salud o educación traen consigo un incremento de los espacios digitales a través de redes crecientes de dispositivos TICs. Pero es en la comunicación donde más se nota.


Hay también un filo que tiene que ver con lo económico, en una sociedad en la que prima el consumismo como expresión del ser humano. Por ello, el hecho de que este avance se puede apreciar la conversión hacia dispositivos tecnológicos (celulares, smartphones, readers, tabletas, etc), ha hecho que su producción se haya visto aumentada, ya que responde a la premisa consumista imperante. Eso sin hablar del asunto de la obsolescencia programada, que implica también otro campo de discusión.  

Esta es la combinación, económica y tecnológica, la que lleva entonces a la conjunción de mediamorfosis y ciberconvergencia, la nueva mediación que nos ha traído este universo de bits, unos y ceros, cada vez más globalizado.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario